Hacer el noruego a tu pareja

¿Cómo hacer un noruego?

Hola chic@s hoy les voy a hablar de una práctica sexual muy curiosa porque combina a la vez el sexo oral, la masturbación y la penetración con los dedos, con la lengua o con algún juguete: un noruego.

Como hacer un noruego o vikingo

Pues chicos he visto esta nueva práctica y me pareció interesante contársela para que la podáis poner en práctica 

Hacerle un noruego a una mujer

Ya sabes que el ano está repleto de terminaciones nerviosas que, con una correcta estimulación, pueden conducirnos al orgasmo. Y también sabes que es una zona que requiere mayor estimulación para dilatarse y que, a nivel psicológico, es un fuerte tabú. Te aconsejo que primero acaricies el clítoris y la vagina para aumentar su deseo y romper su barrera mental.  ¿Cómo? De mil maneras, aunque un cunnilingus es una muy buena.

Cuando te esté pidiendo a gritos que te folles su ano, antes de hacerlo con tus dedos o con un plug anal, excítalo previamente  (bésalo, chúpalo y lámelo) o  (penétralo con la lengua).

Después, todo será cuestión de imaginación: penétralo con los dedos o un plug anal mientras chupas su clítoris y te follas su vagina con uno o varios dedos; penétralo con el dedo corazón y su vagina con el dedo gordo, mientras tu lengua y tus labios juegan con el clítoris; penetra su ano y su vagina con un consolador doble mientras estimulas su clítoris con la boca o la lengua; penetra su vagina con la lengua mientras acaricias su clítoris con un dedo y te follas su ano con los dedos…

La postura sexual ideal dependerá del tipo de estimulación que quieras proporcionarle. Si es la del perrito, te resultará más sencillo chupar y lamer su ano; si se coloca a horcajadas sobre tu rostro, será más cómodo practicarle un cunnilingus.

Hacerle un noruego a un hombre

Lo mismo que he dicho sobre el ano de una mujer es aplicable al de un hombre, con una importante diferencia: su Punto P se encuentra a unos cinco centímetros  de la entrada. Antes de comenzar a estimularlo, puedes practicarle una felación. Cuando suplique que des el siguiente paso, hazle un anilictus o un anilingus mientras masturbas su pene.

Luego, dejaos llevar: penétrale con los dedos o un masajeador de próstata mientras chupas su pene y acaricias sus testículos; juega con su perineo con tu lengua y tus labios, mientras le penetras con un plug y masturbas su miembro con la otra; fóllatelo con la lengua mientras le masturbas con una mano y acaricias su perineo con la otra…

La postura ideal también dependerá del tipo de estimulación que quieras proporcionarle. Si es la del perrito, te resultará más sencillo chupar y lamer su ano; si se coloca a horcajadas sobre tu rostro, será más fácil la felación. Escoged la que os resulte más cómoda.

Unos ultimos consejos

No creo que haga falta decir que tanto el ano como el pene, la vulva y la vagina son focos de transmisión de Infecciones de Transmisión sexual.

El ano necesita mucha lubricación. La saliva y el flujo vaginal quedan muy bien en las pelis porno, pero un buen lubricante es la opción correcta.

No estimules la vagina y el ano con el mismo dedo. La flora vaginal es muy sensible a las infecciones.

Espero que os haya gustado y que  lo pongan en práctica 

Pueden comentar que les ha parecido 

Saludos

Masturbar con la vulva

Masturbar con la vulva

Señales – Relato erótico corto (1)

Estoy cansada. Cansada de jugar al ratón y al gato, de los silencios y las ausencias, de las discusiones para aclarar malentendidos. «Tus señales se contradicen. Dices una cosa, luego otra. ¿Y qué me dices de tu lenguaje corporal?» Mi lenguaje corporal… como si el tuyo fuera claro. Te acercas, huyes, te acercas de nuevo,  te alejas… Basta ya. BASTA YA.

Reservo la sauna del hotel. «¿Vienes?» Vienes. Hablas sin parar. Intento seguirte el ritmo.  «Brenda B. Lennox… B of blowjob? Have you read The Master and Margarita by Mijaíl Bulgávoc? What do you think about Wittgenstein’s paradoxes?»  Palabras, palabras y más palabras en nuestra segunda lengua. La mía solo quiere saborear la tuya. ¿Cómo dejarlo claro esta vez?

Me levanto. Desanudo mi toalla. Se desliza hasta el suelo.  Te miro a los ojos. Hablan el mismo idioma que los míos. El que nos unía a todos antes de la caída de la Torre de Babel. Me giro.  Siento tu cuerpo desnudo detrás de mí, tus besos en mi cuello, tus manos en mis pechos, tu miembro entre mis muslos. Lo acaricio, lo guío a mi vulva, lo rodeo con los labios. Se desliza dentro de ellos buscando mi interior. Se detiene en la entrada, intenta penetrarla, pero muevo la cadera. No quiero follar ahora, no quiero follar así nuestra primera vez. Solo quiero sentirte. Tu cuerpo entiende al mío. Te mueves despacio, de atrás a adelante, de adelante a atrás. Me estoy volviendo loca, loca, loca por ti. Los espasmos me sacuden, aceleras y la humedad de tu orgasmo se funde con la del mío.

Me giro y te beso, te beso, te beso.

Gris – Relato erótico corto (2)

Su cuerpo es tan delgado, tan liviano, tan manejable. Y, sin embargo, tan fuerte, tan poderoso, tan lleno de vida, de deseo. Lo manejas. Te maneja. ¿Quién es el amo y la sumisa? Ambos. Así debería ser. Así es.  Lo sabes. Lo sabe. El amado domina al amante. Lo convierte en un dios. ¿Qué es sin él? Un simple humano. Nada. Nadie. Como siempre, como hoy, Grey de tres al cuarto con traje de rebajas y zapatos de plástico que imitan al cuero. Ella finge también. Y te llama «mi señor». Y tú ordenas como si lo fueras. Y ella obedece, y se tumba boca abajo sobre el colchón, y extiende las muñecas, y aguanta la respiración cuando las encadenas al cabecero de la cama.

Te tumbas sobre su cuerpo desnudo. Abres tu bragueta. Tienes la polla tan dura que te duele. Finges que no es así y le ordenas que suplique. Ella finge de nuevo. «Sea en mí su voluntad. Fólleme, mi amo. Fólleme si ese es su deseo». Pero no lo haces, no lo haces aunque quieres follártela, follártela sin tregua, follártela hasta partirla en dos. Un amo es más exquisito. Un amo aspira a un sexo más elevado.

Separas sus muslos, te sumerges entre los labios de su sexo, los haces nido con la palma de tu mano. Te frotas contra ellos, golpeas su clítoris con tu glande, muerdes sus hombros desnudos, arañas la cadera que serpentea, clavas tus garras para que te obedezca. Sientes la venida de su orgasmo. Sientes la venida del tuyo. Lo controlas. Los controlas. Te separas.  La castigas. Te castigas.  Es duro fingir ser un dios, ¿verdad?

Punto G

¿Dónde se encuentra el Punto G?

Hablaremos de el sitio y como poder estimularlo para tener orgasmos increibles

El dilema que todo tienen, es el sitio de donde se encuentra el famoso PUNTO G.

Son muchas las personas que aun a día de hoy no saben donde esta ese maravilloso punto

pero no os preocupéis porque hoy os voy a asesorar para que probéis en casa y tengáis orgasmos increíbles

El Punto G se encuentra dentro de la vagina a unos 2 cm lo podemos hacer metiendo dos dedos unos 2 cm y encontraremos una parte rigurosa en la parte de arriba pues lo que tenemos que hacer es presionar esa parte hacia arriba con los dos dedos suavemente y al principio notaremos como que tenemos ganas de hacer pis ;pero si seguimos apretando entraremos en un estado de placer increíble…

y a disfrutar!!